jueves, 20 de octubre de 2016

VENGO LEYENDO

Me preguntaron de nuevo por qué leo... y hoy es esto

La lectura
 Los modos de comprender

Vengo leyendo.
Vengo leyendo en orden algunos libros que me dictaron los amigos de mi conciencia, tres de caminos políticos, cinco de caminos poéticos, dos de teorías de gestión cultural y literatura.
Toda lectura queda atravesada por  la vida en comunidad, los aspectos laborales y sociales. Y entonces releo lo leído.
Toda escritura queda fragmentada e interrumpida por/en las redes sociales. Enunciados de ejes  nuevos para pensar, suplantación o reemplazo de temas de interés, multiplicación de discusiones.
Abordar la escritura desde los apuntes tomados en el celular. (no reconocer mi letra y sí , mi modo de escribir.) Pasa algo con la escritura que hasta ahora solo lo había relacionado con la fotografía. Esa sensación de los fotógrafos de que ahora todos lo somos. Aunque no sé si luego lo que se escribe en el celular se relee.  Se escribe como registro de cada cuestión un mensaje a otro, buscando/creando testigos. Pensaba en la imagen de un periodista con su libreta de apuntes en cada lugar que transitaba. Ahora todos parecen tomar apuntes. Pero sospecho que se pierde el sentido del apunte. Un apunte se retoma luego, se completa, se enriquece, se re-escribe.
Los caminos de la re-escritura que es lo mismo que la elaboración de un pensamiento o el brote de un conocimiento, me llevan a la experiencia de hoy.(experiencia que funda el día, aunque todavía no me levanté y no amanece)
Vengo leyendo  (y me gusta la imagen de una lectura móvil) libros que van en sintonía unos con otros y mi sensación física es incómoda y los contenidos me fueron dando tristeza- menos mal que en uno de los libros habitaba Sarita que me dejó respirar).   Es necesario un recreo.
Hoy para dormirme mejor antes de levantarme, abro Vendiendo Inglaterra por una libra, un libro  sobre rock progresivo británico. Es un libro que compré en la feria  en un stand en el que el vendedor era un librero apasionado y vio que cada día le compré  libros  y que cada día tomaba éste y lo ojeaba, y lo llevaba en la pilita de comprables y cuando hacía las cuentas quedaba en la mesa de nuevo. Y el último día, cuando vio que elegía entre este y el libro sobre Expreso Imaginario  hizo un cálculo de descuentos y me lo regaló.  Buen augurio lector.
Abro el libro dispuesta a  poblarme por los sonidos de los sintetizadores de Emerson Lake and Palmer y leo Cruz sostiene que con el pasado no solo hay que medirse, sino atreverse. La historia debe sobresaltar. Y cuando no lo hace “tenemos  sobrados motivos para temer que lo que está produciendo no es conocimiento, sino un vacío reconocimiento en el que mirarse en el pasado apenas cumple otra función que la de ratificar lo que traíamos sabido de antemano”. (Esto me está gustando. No escucho a ELP en este renglón pero a este Cruz lo voy a seguir de cerca aunque en esta página es una cita). Sigo leyendo y tres o cuatro páginas adelante, luego de buscar algunas palabras en el diccionario en inglés y otras en castellano, leo que el tema de Génesis fue mal traducido y que el título no sería Vendiendo a Inglaterra por una libra sino Vendiendo a Inglaterra por su peso… por lo que pesa…y yo creo que ellos deben haber jugado con eso y que  no fue un error etc etc …
Pero lo interesantísimo es que a continuación viene un fragmento  de un discurso del líder laborista, Harold Wilson que en 1967 era primer ministro, cuando informa la devaluación de la libra en un 14%. “esto no significa, por cierto, que aquí en Gran Bretaña la libra en vuestro bolsillo, como poder de compra  o en el banco haya sido devaluada. Lo que significa es que ahora nos será posible vender más… .” y sigue la cita.   Yo releo parte del prólogo que dice “asistimos ahora en el mercado de las emociones a un más de lo mismo disfrazado de novedad.” Y vuelvo a la página del discurso y Cruz queda flotando sobre todo para que la lectura construya y no me engolosine por ratificar lo que traía sabido de antemano.  Voy solamente por el prefacio  y ya estoy reconstruyendo las lecturas de los libros de los últimos diez días.
Todavía no sé si es un libro bueno o malo y creo que eso no me preocupa, por lo menos no en primer lugar.
Veo que trae una mirada social sobre la música y al mismo tiempo un análisis muy técnico de lo producido que no me resulta familiar.
Muchas veces leo libros sobre temas en los que soy intrusa o extranjera pero leo en confianza y más que nada, CON NECESIDAD. Y a medida que leo voy encontrando formatos , modalidades o hechos que puedo asociar con mis campos más conocidos desde la teoría o desde la experiencia y ahí SUCEDE. Aprendo cuestiones nuevas, capas descubiertas.
Pensamiento que surge en esa intemperie. Pensar desde afuera.
El recreo resignifica.

                                                                                               majó abeijón
                                                                                               en octubre lustroso


Vendiendo a Inglaterra por una libra, Norberto Cambiasso, Gourmet Musical Ediciones.
Sarita y ese tipo. Rafael Urretabizkaya


 


miércoles, 15 de enero de 2014

Otra vez la vida

Se me ha muerto como del rayo Ramón Sijé
 con quien tanto quería…
                                             Miguel Hernández

Se murió Gelman y no me permito exagerar la pena, él era un poeta preciso. Nada que lo avergüence o le haga pasar un mal rato . Se me desgarra el corazón y caigo al vacío entonces  la letra escrita  me rescata.

Viven si puedo seguir leyéndolos.

Las lecturas de la muerte son parte de mi vida
Y también por separado pero todo junto

(El dolor de la muerte está hecho de nuestras ausencias sumadas pero la viva de la vida se las arregla bien para salir adelante)

Buscaba material de mi padre para bocetar un guión sobre aviación y otros vuelos
Leí mezclada la última carta que le escribí a mi mamá
Transcribí para ella un poema de Gelman…”decir que esa mujer era dos mujeres es decir poquito”, lo transcribí completo, con la tinta dedicada para mi mamá como savia para nutrir la vida de esas 12397 mujeres que era esa mujer.

Cuando volví al barrio y caminaba por Blanco Encalada y Bauness, de la peluquería de niños me llamó el peluquero para darme el pésame y salió el quinielero y, después,  la encargada de la farmacia, el chico de la panadería, la china de los chinos y la sra de El Tropezón que para mí vende la mejor leche las tres niñas del mundo. Caminaba por el barrio y yo iba saludando a mi mamá, la vida de mi mamá.  Le había cosido una bolsita para que guardara las tijeras colgadas de su cintura, le había llevado un babero para su nietito recién nacido, la retaba porque no hablaba todavía bien el idioma del que está viviendo o les leía ese poema de Gelman. Y cada quien se había sentido querido en comunidad.

Ahora ando con mi mamá cosida del revés y al bies porque no puedo elegir una sola forma de llevarla conmigo, y cuando nos cansamos mutuamente, aunque nos pasa cada vez menos, la dejo entre las lavandas que es donde más le gusta estar.

                                                                                                    majó

"...del almendro de nata te requiero
que tenemos que hablar de muchas cosas
 compañero del alma, compañero." M. H.





Mujeres
.
decir que esa mujer era dos mujeres es decir poquito
debía tener unas 12397 mujeres en su mujer /
era difícil saber con quién trataba uno
en ese pueblo de mujeres / ejemplo:
yacíamos en un lecho de amor /
ella era un alba de algas fosforescentes /
cuando la fui a abrazar
se convirtió en singapur llena de perros que aullaban / recuerdo
 
cuando se apareció envuelta en rosas de aghadir /
parecía una constelación en la tierra /
parecía que la cruz del sur había bajado a la tierra /
esa mujer brillaba como la luna de su voz derecha /como el sol que se ponía en su voz  /
en las rosas estaban escritos todos los nombres de esa mujer menos uno /
y cuando se dio vuelta / su nuca era el plan económico /
tenía miles de cifras y la balanza de muertes favorables a la dictadura militar /
 
nunca sabía uno adónde iba a parar esa mujer /
yo estaba ligeramente desconcertado / una noche
le golpié el hombro para ver con quién era
y vi en sus ojos desiertos un camello / a veces
 
esa mujer era la banda municipal de mi pueblo
tocaba dulces valses hasta que el trombón empezaba a desafinar /
y los demás desafinaban con él /
esa mujer tenía la memoria desafinadausté podía amarla hasta el delirio /
hacerle crecer días del sexo tembloroso /
hacerla volar como pajarito de sábana /
al día siguiente se despertaba hablando de malevíç /la memoria le andaba como un reloj con rabia
a las tres de la tarde se acordaba del mulo
que le pateó la infancia una noche del ser
ellaba mucho esa mujer y era una banda municipal / 
 
la devoraron todos los fantasmas que pudo
alimentar con sus miles de mujeres  /
y era una banda municipal desafinada
yéndose por las sombras de la placita de mi pueblo /yo compañeros una noche como ésta que
nos empapan los rostros que a lo mejor morimos /
monté en el camellito que esperaba en sus ojos
y me fui de las costas tibias de esa mujer /
 
callado como un niño bajo los gordos buitres
que me comen de todo / menos el pensamiento
de cuando ella se unía como un ramo
de dulzura y lo tiraba en la tarde /
 
 

Juan Gelman

lunes, 11 de noviembre de 2013

Zimmermann preguntaba sobre el amor

Gestión cultural: lo que atraviesa

Zimmermann preguntaba sobre el amor

No encontré la manera de contar el amor.
Pero sé algunas cosas.
Sé, que cuando al amor se lo nombra, aparece. No es que aplico lo de pedir y recibir del universo ni me he vuelto zen. El amor es algo antojadizo y hace lo que se le canta mayormente (angelitos caóticos o cansados o descreídos de su rol). El amor del que tengo ganas de hablar casi no sirve para su propia publicidad, ni rosa kitch, ni rojo pasión, ni blue.
Aunque sé que ser "publicitable" no es la esencia del amor.
Quiero decir que aparece, que algo queda,  que se materializa y se respira.y después, la única acción posible es portarlo con uno.

Miren esto:
Jueves. Las paredes del centro cultural se van poblando con las imágenes blanco y negro de Marcos Zimmermann. Imaginen las fotos en secuencia del armado, una carta fuerte para nuestro estreno reciente. Él dice que busca rasgos de identidad.
Viernes. Rozando lo formal pero sin caer en el vacío,  inauguramos, autoridades y fotógrafo a unos metros del grupo de público. Y se nombra al amor.
Sábado a la tarde. Zimmermann se sube a escena y deja a sus fotografías volverse transparencias de su alma y se va.
Sábado a la noche. Sobre esas mismas tablas habrá teatro en unos minutos y quienes llegan como público se van deteniendo en la antesala, ante cada fotografía iluminada. Como ven que son muchos, hacen –van haciendo- una fila espontánea.
Tengo en mis manos los programas y a quien pasa se los entrego, la mayoría son conocidos y saludamos con alegría y un beso en secuencia a los primeros treinta? espectadores. Veo que vienen algunos desconocidos mechados en el medio  que miran. No sé si se dicen a si mismos “allí a dónde fueres has lo que vieres”.  Recuerdo la crítica al beso social de una de mis compañeras y entonces aclaro mirando a toda la fila que queda: Nos besamos porque somos muchos conocidos pero el beso no es obligatorio! Hay risas que parecían de alivio, pero uno dice en voz muy alta y pregunta a los demás: YO QUIERO MI BESO,  ustedes no? Y la fila siguió avanzando, programa muac programa muac risa sonrisa programa muac programa y golpecito en el hombro programa programa muac y así…


Ya está, en la imaginaria antesala  en espiral,  necesario espacio de transición, la comunidad de espectadores fue liberada de sus capas superfluas para, como propone Coleridge,  dejar en suspenso su incredulidad y activar su fe poética.

El amor? uh! qué coincidencia!


                                                                                                                                                                                      majó abeijón nov 2013

FICHA TECNICA DEL FIN DE SEMANA
EN EL CENTRO CULTURAL RADA TILLY
a) Presentación del Libro Gestión Cultural para 
el desarrollo/ Taller de Gestión Cultural, con B.Maccari y 
G.Maro eme proyectos culturales

b) Marcos Zimmermann, Argentina de Norte a Sur,
Muestra fotográfica /curaduría de Fundaciòn PROA 



c)Grupo de Teatro Salida de Emergencia, dos obras 
Los Amores de Agueda de Julio Chávez  y Entre Nos 
de Santiago Serrano 


martes, 17 de enero de 2012



Postales de Rada II

La vida prevalece

La vida prevalece, eso me lo enseñó mi amiga Laura que es bióloga, y yo le creo sin el mínimo esfuerzo científico, le creo porque me lo dice ella.

Prevalece contra todo pronóstico.
Prevalece aunque no eluda la catástrofe.

Describir por la negativa no está bien visto.

Quiero hablar de la rayuela y del empecinamiento de llegar al cielo haciendo piruetas.


Como si no se pudiera llegar caminando con los dos pies como la gente. Se podrá?

Hace casi veinte años dos nenas de 4 y 5 años fueron a pedirle al secretario de obras públicas- que era el ing. Echeverrito- una plaza para su barrio. La plaza se hizo tiempo después.

Otro día los ceramistas fabricaron una hermosa rayuela y , en una ceremonia, la pegaron en una de las veredas de la plaza- no sé si hubo ceremonia, me gustaría que haya habido- conjugo tiempos complejos ya sé- también los vivo.

De paso para el jardín , o para la escuela, o para la panadería o para la librería, los chicos que pasaban por la Plaza jugaban a la rayuela. Esa rayuela no tenía cielo ni tierra explícitos, ni falta que le hacían, tenía chicos de pies en tierra y chicos tocando el cielo..

Un día desapareció el dos, otro día desapareció parte  del cinco, un mes después solamente quedaba completo el ocho hasta que la totalidad, la TOTALIDAD, de la rayuela quedó picadita en pedazos de un cm  desparramada por la vereda. Alguien, algunos la destruyeron con método y herramientas. Opacos y cobardes.


Desde entonces paso por la plaza sin rayuela camino a mi trabajo y se siente áspero el cemento en la mirada.

Pero HOY descubrí el gesto vital que me enseñó Laura:
Y saqué las fotos que lo prueban!! ¡Acá están!
Lo que fue, será.
 
La sombra no deja a nadie a la intemperie.



                                                                                             Majó Abeijón/ enero 2012

miércoles, 13 de julio de 2011

Taller de poesía

Contenidos
Síntesis.
Analogía.
Polisemia.
Universalidad.
Y un hilo suelto indomable.

Herramientas y materiales
Tijeras
Espejos
Lupas y Anilinas
Un universo.
Y el cuerpo del poeta.


Y después
Que salga a leerse en la intemperie.
Que cuando tenga los pulmones llenos de aire nuevo, siga y se lea un poco más.
Que cuando tenga al amor agarrado en un puño sonriente y se pueble de todos nuestros lugares en común, siga y lea un poco más.
Que cuando el golpe lo arrodille en la nada, siga y lea un poco más.
Que cuando amanezca templado, lupa en mano recorra sus milímetros y que siga y se lea un poco más.
Que cuando queme el sol pruebe con lupa piel y hueso, espejo o tijera y que lea mucho más.
Que cuando la lluvia, anilina, y todos sus líquidos. Que chorreando se sumerja, que chorreando sea rodillo sobre la tierra y que lea un poco más.
Que lupa-árbol y que lea semilla.
Que fuego-tijeras y que lea inútil, transformación o misterio.
Que anilinas-personas y que lea.
Que espejee el universo y que lea.
Que busque su lugar inhóspito y que grite, que cante, que juegue con el eco de palabras, que recuente una a una sus sensaciones en voz alta, que converse con todas las voces alli reunidas llámense Dickinsons, Whitmans, Watkins, Blascos, Bignozzis, Campazzos, Gelmans, Cursaros, Orozcos, Lorcas, Yupanquis, Ancalaos, Paveses, Urretabizkayas, Gómez, Gómez de la Serna o los Giménez o quienes sean. que se escuchen ahí.
Y que los lea, y que lea un poco más.
Que crea que ya ninguna palabra es suya. Y se sienta vacío, feliz, exhausto.
Que la letanía lo acune hasta dormirse.  Que en sueños olvide  Que a la mañana, reordene universo, tijeras, lupa, espejo, anilina y cuerpo.

 Que seco de palabras vuelva.

Y ojalá que nos tire todo por la borda,
Nos espabile, nos de una mano.
Nos devuelva el cuerpo a la escritura.

Cuchillo que se clava justo acá.



majó abeijón (Practice &Progress)2009

viernes, 8 de julio de 2011

Piedras en el camino

Rada Tilly
PIEDRAS EN EL CAMINO
Una poética urbana en proceso
Por Majó Abeijón para El Tillyngo

Relación con lo efímero
¿Qué decía el primer graffiti de la villa? ¿Reyna te amo o Feliz cumpleaños Reyna? Estaba escrito en el paredón del Circulo de suboficiales justito de frente a la bajada? ¿Fue en el 88, en el 90, en el 91?
Esto me pasa por tardar años en escribir las notas que me interesan, por anotar en papelitos sueltos los datos más concretos y por usar tres o cuatro libretas y cuadernos en forma simultánea para los mismos temas.
Claro que todo tiene sus ventajas, la atención dispersa mantiene en buen estado los sentidos de la oportunidad y de los pálpitos, la capacidad de entrar en contacto rápidamente aunque el gesto haya sido casi imperceptible y de percibir lo efímero en su plenitud e integridad. Y qué más efímero que un graffiti.
Reyna sabe pero no le puedo preguntar porque me va a pedir que ni se me ocurra escribir sobre eso. En esta profesión más vale pedir perdón que pedir permiso.

Hubo otro graffiti, el mejor, sobre un paredón cerca del edificio.
Decía - en síntesis sublime - “Vuelvo en la próxima marea”.

Yo me animaría a incluir en este listado, las imágenes de las palmeras de tronco de cemento y hojas de lata (las llamaré científicamente las Kohli Faber*) que supimos conseguir en la década del 70,  algunos hasta pudieron fotografiarlas en playa nevada. Una intervención en el paisaje, sí, una intervención por cierto grotesca pero que tenía material de sueño.

La calidad de la poética urbana en Rada Tilly ha ido variando, si bien entre aquel “Vuelvo en la próxima marea” hasta los  “CarlitaCamiAgosGENIAS” y etcéteras que se posan en el muro costero hay un desnivel agudo, el hecho estético es efímero y cambiante y nos permite disfrutar de algo notable: el arte es el proceso.
Un texto modifica al anterior, dialoga con la cuadra que sigue, cuentan la historia de los vínculos. Con síntesis y sin vueltas.
Las coronas reales poblaron algunas esquinas de aerosol elaborado, los tipograffiteros se asoman en el horizonte, el street art sería vanguardia y sin embargo son los petroglifos, marcas antropológicas de escritura sobre piedra los que parieron la novedad.




Piedras en el camino propiamente dichas
Esta poética de territorio, con elementos colectivos sostenidos en el tiempo por distintos actores es una punta estética superadora del “Juanito estuvo aquí”. Veamos por qué.

Un párrafo a parte en este papel –o cerrito- han escrito muchos con las piedras del camino.
Sobre esta lomita me detengo y , tratando de ver desde acá,  les voy a contar.
Desmitificando de un hondazo mi objeto de estudio- poéticas urbanas- la realidad dice que hace unos tres períodos institucionales (serán unos doce años aprox), un partido político escribió su consigna con piedras pintadas de blanco sobre el Cerro Chenque. PACH se leía de lejos.
Y el PACH de Rada Tilly entonces escribió con piedras blancas pintadas a la cal “Vote PACH” sobre esta lomita cuando comienza la bajada de Rada Tilly. (Ignoraremos ahora al camino costero, la bajada de Rada Tilly es esa que hace muuuuchos años tenía un arco de metal -casi “decó”-  que nos daba la bienvenida.)
El PACH no ganó pero las piedras (tataranietas de los petroglifos cruzados con la ostrea máxima patagoniense) quedaron, blanquitas en el cerro.
Pasadas las elecciones  nos enteramos que Facu amó a Sole, (FACU X SOLE) por lo menos quince días. Que Facu  después odió a Sole y amó a Vane.
Escribir con las piedras resulta práctico porque no queda borrosa ninguna huella, pero hay una cierta cantidad de ellas y requiere ingenio y síntesis plasmar un mensaje inteligible.


¿Cómo funciona la cosa?
El cerrito en el que escribimos queda a la derecha cuando vamos saliendo de Rada Tilly.


Quienes escriben tienen una garantía tácita de que sus escritos quedarán unos quince días intactos, la práctica así lo demuestra.
Quien escribe utiliza las mismas piedras que usó su antecesor y las que usará el que siga.
 Las piedras son más grandes que una zapatilla número cuarenta y pesan algo más que tres kilos. Tal vez esto haga que florezca la síntesis. O ¿será la maldición secreta que le ocurrió a otro candidato allá por 2003? Cuenta la leyenda que, cuando quiso escribir algo más largo, por ejemplo, Fulanito Intendente, agregó prolijas maderas pintadas de blanco para que “intendente” se viera más y al día siguiente decía Fulanito PUTO, con piedras irreverentes y  sin ninguna maderita intrusa. El cerro no cede ante las campañas, Fulanito también perdió la elección. Es el único registro que tengo de una modificación súbita del mensaje. La excepción que confirma la regla. (Fulanito insistirá con canciones y otras estrategias.)

El relevamiento
A falta de cámara primero y también de cámara digital después,  el relevamiento comenzó anotando a mano las palabras que leía.
Nombres de amigas inseparables y de amores , tal como sucede con los graffities de la costanera, pero algunas particularidades bellas:
Saludos de cumpleaños que reemplazan al más caro pasacalle (AMY 15), palabras  como OREJA o FETO o FIN , se suceden entre flechas, cruces, corazones, mensajes de la tribu como Tu vieja en Poni y  marcas de pertenencia como 1º2ºNaturales.
También la ladera es el espacio para alentar a tu equipo, durante el Seven  de rugby playero se leyó CRC y en el de hockey, Chenque.
Un día alguien escribió DA!  , lo asocié con que ese día Alemania quedó afuera de su mundial de fútbol.
También hubo un diálogo deportivo imperdible: era el fin de semana del TC 2006. El viernes en las piedras se veía claramente el logo de Chevrolet, el sábado lo habían cambiado y decía I love FORD ( I-corazón –FORD). El domingo fue la carrera  y ganó CHEVROLET. El lunes en las piedras decía: QUé TE PASò?
Sin ser fanática del TC,  voto porque esto quede registrado como parte de la maravilla patrimonial cultural radatilense.

Acá está el huevo y no lo pises…
Decía un compañero del colegio poniendo voz de campesino y cantaba truco.
Acá quería llegar querido lector.
Resulta que el cerrito y las piedras están siendo amenazadas por el ensanchamiento del camino.
Esta poética urbana que nos muestra humanos y sociables, esta “falla del sistema” que nos deja salir sentimientos primarios y ponerlos de manifiesto está  muy cerquita de la retroexcavadora.
Y yo no quiero que desaparezca.

Ezequiel
Cámara en mano, pensando en una posible y futura Instalación, registré varios días de trabajo en la zona, furiosa a muerte con las máquinas. Hasta que el señor Ezequiel, maquinista, me saludó desde arriba en la décima pasada, paró y vino a darme la mano.
Nos presentamos formalmente, posó para la foto. Le conté lo que pasaba, le conté lo que son para mí esas palabras, le conté cómo funcionan. Le conté que nadie se roba las piedras, que las palabras quedan una semanita… y él me dijo: si la gente las respeta es que es importante.
Ese día la máquina pasó cerca pero en realidad el camino hacía un dibujo como subrayando el texto.
Lo importante se hace ver. Como un valor, se irradia,  no se inculca.

Piedras en el camino
Ay! Me gustaría saber qué dirían Saussure o Derrida, desde la semiótica o Illya Prigogine desde su mirada sobre la producción del conocimiento que postula en relación con y por los otros y ya no intraindividual. Pero no tenemos la suerte de los vecinos de Zizek, cuando eligió radicarse en Argentina. No nos los vamos a encontrar en el supermercado. Quedan los libros para re pensar.
Desde mi dimensión vacilante del lenguaje-al decir de Kovadlof sobre la poesía-  aportar una mirada de extrañeza al contexto cotidiano: Piedras sobre el paisaje. (Siempre pensé que los elementos básicos para llevarme a una isla desierta serían un papel y un lápiz)
                                                    Escribir lentamente / En contraposición a lo establecido, cada letra demanda la acción de todo el cuerpo que arrastra las piedras y de la mente, buscando proporciones.  Es una escritura lenta de aire puro.
                                                    Palabras en otra dimensión (Son grandes y se pueden tocar, no son gritos)                                          Puedo decir que este sistema de comunicación no nació de ningún decreto, que nació libre de normas contravencionales y que, como todo hecho poético, es frágil y es casi imperceptible, como la respiración, como el arrullo del alma y también, que como todo hecho poético abre puertas y fortalece.
Puedo decir  que este sistema de comunicación muestra una actitud social respetuosa del espacio común y de la expresión individual y es, algo rarísimo en estos años,  ¡una producción colectiva!

Y, sin embargo, las palabras no necesitan de mi defensa. Fecundarán por ahí.

 Placer de piedra sobre arcilla a cielo abierto.

*Kohli: el intendente que mandó a construir y a colocar las palmeras en la playa   
Majó/  En Rada Tilly.
    Ezequiel

jueves, 26 de mayo de 2011

apuntes de desvelo


Pensar como concepto de aprendizaje el almacenar conocimiento  es un despropósito porque no puedo en realidad hacerlo más… cada día produce conocimientos nuevos y debería procesarlos y seguir , incorporarlos de otros modos que no fuera fijarlos…ya sé no descubrí América descubrí la américa minúscula en mi.
Todo ideal tiene forma de móvil, de neuronas con dendritas, de moléculas…

Hoy una maravilla jueves a las cinco de la mañana en un programa de canal Encuentro: el abc de Deleuze y a continuación Artistas en la ciencia, la música y la matemática. Y se me mezclan o hablaban de lo mismo… El ritornelo como concepto filosófico de Deleuze  “con  Félix” (me gusta escucharlo hablar así de Guattari), lo territorial ida y vuelta. Me gusta esa hora de la vigilia, “no toda es vigilia la de los ojos abiertos” (holaMacedonio?) Lo territorial y el regreso o la despedida o el estar en. Esas ondas que se expanden y que cuando se repiten producen un latido “acorde” producen placer… ese estar en casa. Y la plasiticidad del cerebro para acomodarse a distintas ondas en principios Di sonantes.. Deleuze habla de Mahler …y yo pienso en los distorsionadores del rock …y en el programa de matemáticas?, digo de música? Creo que también! “el placer de contar sin que nos demos cuenta” eso es la música… entonces el baile es contar con el cuerpo y soñar con los pies… si lo sumo  Sabina en esta charla…Rojo habla con uno del Balseiro y el paisaje de Bariloche parece más inteligente y sirve para explicar lo de las ondas sonoras en el agüita del lago.

Etapa de ritornelo esta edad. Cuando Rada Tilly cumplió 50 años yo escribí una nota apasionada, el título Saber que es un soplo la vida.
A los 18 se me rompió el corazón y fue cicatrizando hasta ser funcional de vuelta, a los 28 estalló sin remedio y vino una década de cirugía mayor, desangrarse y cada latido era una fiesta gloriosa, a los 38 volví al móvil necesario pero los hilos se fueron soltando, ahora tengo los pedazos en el bolsillo y me di cuenta de que me falta uno.
Y sí , tengo taquicardia a veces…y otras siento un peso en la cabeza que no me deja concentrarme en nada más y duermo. Ese momento de saturación me hermana con el que dice no entiendo no entiendo. pero si me despierto me gusta ese andar a oscuras, casi  a tientas por mi casa y pensar a tientas … casi nunca enciendo la luz y quisiera aprender a escribir a oscuras o que inventaran un monitor  de la pc más amable o … me tendré que armar una página que sea tono pastel con tinta pastel…
Cuando todo está casi a oscuras yo estoy más lúcida…
 Será que mi dispersión necesita de la oscuridad para hacer foco…
o será nomás que  la luz es un abismo, como nos dijo Olga Orozco.

A Pitágoras le bastó inventar el unicordio y toda la música ahí adentro con las octavas y las quintas y yo grabo el sonido de las olitas y logré grabar al afilador y al pájaro que canta desde el cable más alto de la luz...siempre está solo pero insiste en llamar…y esa es la belleza… Deleuze hablaba de el gorrión , de Piaf y su búsqueda lenta o frenética pero siempre desesperada.. apoyada  solamente con el tono de su voz.
El afilador es un ritornelo que me hace salir corriendo con una tijera en la mano, aunque sea invisible y su armónica es la caricia de mi mamá.
También tengo el grabador en mi bolsillo.

Deleuze hablaba algo de la similitud entre la música y la pintura… lo citaba a Klee cuando estudia la armonía con el universo, el sonido de la tierra, las artes que  hacen visible lo que existe pero no se ve.  Ponen el acento en lo que no oiríamos de otro modo.
Como la filosofía.

Ahora releo sin corregir y veo que el Word  me corrige y donde debe decir unicordio , Word escribe: unicornio.
Leo:  A Pitágoras le bastó inventar el unicornio y toda la música ahí dentro…
Y creo que Word no entendió nada.
                                                 ¿O sería un unicordio azul? Y si el azul modifica la música que hay allí adentro?
un encordio que entre al almacén a desbaratar . Pero hacerlo.

                                                                                                                                        Majó mayo 2011